9:51

Perfiles community manager_y_sm

Excelente Presentación sobre las Funciones del Community Manager y el Social Media Manager

19:23

¿La Seguridad debe ser democrática, social o humana?



En Colombia frecuentemente hemos escuchado hablar de Seguridad en diferentes formas, como si hubieran diferentes tipos de ella. Personalmente creo que la seguridad es una sola, pero su apellido (llámese a la palabra que la acompaña según el discurso o la campaña), podrían ser subdivisiones de la Seguridad. Antes de enredarme, aplico el concepto de seguridad de Wikipedia:

Wikipedia para Seguridad: Cotidianamente se puede referir a la seguridad como la ausencia de riesgo o también a la confianza en algo o alguien. Sin embargo, el término puede tomar diversos sentidos según el área o campo a la que haga referencia. La seguridad es un estado de ánimo, una sensación, una cualidad intangible. Se puede entender como un objetivo y un fin que el hombre anhela constantemente como una necesidad primaria.

Esta definición es bastante ambigua, sin embargo trata de condensar lo que sentimos que debe ser seguridad: tranquilidad. Sin embargo el ser humano puede estar tranquilo porque tiene trabajo, casa, alimento, pero no puede salir a las calles. Existe el caso contrario: se puede vivir en un lugar más tranquilo del mundo, alejado de la violencia, pero nunca tener la certeza de tener un trabajo estable, de si el sistema médico nos atenderá si sufrimos una enfermedad que no cubra el plan, de tener servicio públicos decentes, y de que los gobiernos atropellen los derechos que por ley nos corresponden. Allí entra a jugar la seguridad humana, para lo cual vuelvo a Wikipedia:

Wikipedia para Seguridad humana: La seguridad humana se desarrolla como concepto integral de seguridad. Mientras la noción seguridad nacional apunta a la seguridad y defensa de un Estado o nación, la seguridad humana se centra en el usuario final de la seguridad, el ser humano. Por tanto, en el concepto de seguridad humana no basta con proteger al Estado para proteger al ser humano, es necesario también incorporar resguardos que protejan al ser humano de abusos por parte del Estado.

Básicamente la seguridad humana debe pensar en las necesidades del hombre, validarlos con los derechos y las leyes que los protegen, y propender a que no existan trabas para ella. En teoría funciona perfectamente, y el concepto puede ser muy claro, incluso sencillo. Pero en la práctica, ¿dónde queda la aplicación y la defensa de la Seguridad humana?.

En Colombia existen más de 3 millones de desplazados, los colombianos que estaban en situación de desempleo a enero de este año representan cerca del 14,6% del total de la población, el sistema de salud es precario, con instalaciones obsoletas y atención por parte de los operadores de salud mucho más bajos. Las ejecuciones extrajudiciales a indígenas y población general son tapadas por los medios, los mismos medios que pertenecen a las familias más poderosas y que están en la política colombiana. Los falsos positivos, si se escuchan, nunca se castigan, los casos de paramilitarismo.

El tema político está plagado de ejemplos de violación a la seguridad humana: compra de votos, falsificación de cédulas, decretos y programas que benefician a quienes más tienen y perjudican a quienes necesitan, corrupción, impunidad, desfalcos. Todo esto atenta contra la seguridad humana de los colombianos porque todo lo que hace la clase dirigente del país es hecho sobre el pueblo, usándolo, manejándolo, utilizando los dineros que se pagan por impuestos.

Sin embargo es necesario ver el ciclo en el que están los colombianos. A la gente le gusta tener dinero, le gustan los cargo públicos, y cuando es posible, buscan sacar provecho de x o y decisión o proyecto. Estamos criados con una ética de facilismo y de beneficio propio, que excluye a todos los demás. Y todos somos conscientes de eso, sin embargo se podría decir que nos merecemos la mínima seguridad que nos brindan, pues somos nosotros quienes no despertamos ni exigimos que cambie la situación y se respeten los derechos individuales y sociales de la población. Qué respeten la seguridad, en todo lo que representa la palabra.

20:27

Mockus sube, conservadores se dividen, Santos lidera


Sanín desciende un puesto en última encuesta

Con Juan Manuel Santos y Antanas Mockus a la cabeza de la última encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría solicitado por el informativo CM&, siguen las estrategias políticas para ganar adeptos de los candidatos rumbo a las elecciones presidenciales del próximo 30 de mayo.

A menos de dos meses de llevarse a cabo los sufragios electorales, se mueven fichas al interior de las campañas, como en el caso de la adhesión de Sergio Fajardo como fórmula vicepresidencial al partido verde, aportando a dicha campaña el 6,1% de la intención de voto, cifra que obtuvo Fajardo en la encuesta anterior realizada por la firma Invamer Gallup, y publicada el pasado 23 de marzo.

Con este cambio la candidata del partido conservador, Nohemí Sanín queda en tercer lugar con el 20% de la votación, a dos puntos de Mockus, situación que algunos medios han atribuido a la polémica desatada al interior del partido a raíz del uso de la palabra ladrón que Sanín dirigió al exministro Andrés Felipe Arias a raíz de las irregularidades de Agro Ingreso Seguro, y de la adhesión de figuras destacadas del conservatismo como es el caso de Enrique Gómez Hurtado, Juan Carlos Echeverry y Juan Gómez Martínez a la candidatura de Santos.

Con el 37% de los votantes a favor, Santos sigue a la cabeza de las encuestas, así como el Partido de la U permanece como el que mayor porcentaje de identidad genera en el público con el 32%.

23:14

5 razones para usar Social Media para su empresa o proyecto

  1. La información puede llegar a gran cantidad de usuarios.
  2. Al compartir artículos o enlaces de interés, te perciben como experto en determinado tema.
  3. Existen miles de posibilidades de promover los servicios o productos por este medio, además de permitir que los usuarios comenten. Se obtienen respuestas inmediatas.
  4. El marketing está cambiando, e Internet tiene gran responsabilidad en eso. Millones de personas entran a Internet permanentemente, y en general lo hacen para visitar redes y artículos.
  5. Marcas muy importantes como Dell, Pepsi, hacen su mercadeo por Internet, pero en Colombia son pocas las empresas pequeñas y medianas que lo hacen. Es una gran oportunidad!

Eso si, mucho ojo con la baja productividad de sus empelados al dedicarse tanto tiempo al SMO (Social Media Optimization). Las herramientas están dadas, y son excelentes, ahora es necesario usarlas de forma responsable!

17:56

Pueblo Latinoaméricano; hijo de 3 continentes.


Desde la mezcla de razas a la construcción de identidad

500 años después del llamado descubrimiento de América, los habitantes del continente, en especial del sur del mismo, buscan las características y consecuencias de la mezcla racial y cultural que se dio desde la conquista hasta nuestros días. Genética y culturalmente el pueblo Latinoamericano es hijo de indígenas, africanos, europeos y españoles, separando este último de los europeos en general al tener en cuenta las diferencias tan marcadas que hacían a España un país particular en su desarrollo social y cultural.

Nos debatimos entre la presencia de elementos traídos de culturas externas a la nativa, y la propia. España, que en el momento de realizar la travesía que terminaría en el descubrimiento de las indias, era un país que no había entrado en el renacimiento, en la pluralidad de expresiones artísticas ni religiosas del momento que se vivía.
Era un país sumido en la época medieval, con preceptos guiados por la Iglesia, y por las mismas condicionas impuestas por la monarquía, lo cual fue impuesto a los indígenas, creando la primera hibridación. Hay que destacar que el pueblo español fue dirigido por los árabes durante siglos, por lo cual ellos mismo tienen cierta hibridación de culturas.


Por otro lado los europeos, excluyendo a los españoles, imprimen en Latinoamérica el componente de individuo, de sociedad y de democracia, es decir, de pensamiento occidental. Los criollos en la época de la colonia trajeron el pensamiento francés que incluía la libertad, la igualdad y la democracia, ofreciendo una óptica diferente a los pueblos del continente, desde la cual se promueven los derechos del hombre, entre otras cosas. Este fue en si un cambio radical en la sociedad latinoamericana de la época.

Otro indicio de cultura fue la panamericana, que originalmente fue pensada fuera del continente, y busca unificar sociedades, donde idealmente se presume un continente de gente superior. Los esclavos africanos también dejaron su huella en la cultura del continente, pues se mezclaron, y se congregaron, siendo muy marcados los ritos y formas de vida de ellos, legado que ha llegado hasta nuestros días.

Entre las nativas o propias, destaca sustancialmente la nativa, o indigenista. ¿Quiénes estaba en estas tierras a la llegada de los españoles? ¿Quiénes fueron sometidos y obligados a cambiar sus ritos, sus formas de hablar, pensar, vestir y relacionarse?

Los nativos tenían cultura propia, con leyes, con economía, con sociedades conformadas, sin embargo los extranjeros las consideraron inferiores, imponiéndoles cambios radicales por acuerdo o por la fuerza.

Y de aquella grandeza que ostentaban nuestros pueblos antes de la conquista, aún quedan rezagos: términos, sabiduría en medicina, cultura popular, entre otras cosas, que enriquecen y hacen diversa nuestra cultura actual.

Otras tendencias son el nacionalismo y el telurismo. En la primera se resalta el ser patriota, donde se destaca un sentido de unidad y de supremacía continental, en la segunda donde se sobrepone el paisaje y la geografía americana al individuo, a las personas.

Genética y cultura.

La raza latinoamericana tiene trazos de diversos colores, desde el blanco, hasta el negro, incluso el pasar de los años ha traído mayor cantidad de extranjeros, incluso de tierras asiáticas, y cada uno de ellos trae consigo una parte de su tierra: sus creencias, sus rituales, su tipo de aprendizaje, sus cánticos. Características interesantes unas, mundanas otras, sin dejar de lado las innecesarias o negativas que, por supuesto, cada cultura trae consigo.

Finalmente somos hijos de muchas razas, que han construido una identidad propia a raíz de la unión del conocimiento adquirido por las sociedades de las que venimos, y que han tomado elementos de cada uno, en busca de una identidad propia.

0:13

Para Andrés Caicedo... Que viva la música!

Los valores de la mona… O la falta de ellos?
Breve ensayo de ¡Qué viva la música!
Autor: Andrés Caicedo

Por: Angélica Carbonell
La novela ¡Que viva la música! Del escritor caleño Andrés Caicedo tiene un marcado fallo en los valores de cada uno de los personajes que se describen, y en especial de su protagonista.

María del Carmen Huerta, “La Mona” como se da a conocer a lo largo de la historia, tiene un carácter complejo donde se evidencia el desinterés pro todo lo que ocurre a su alrededor, incluso a sí misma, que no tenga que ver con la música y el furor que desencadena en ella.

A lo largo de la historia esta tendencia, su desinterés por el otro, sea familiar, amigo o desconocido, la necesidad eterna de sentirse admirada y respetada, y la búsqueda constante de emociones turbulentas que satisfagan su afán de vivir, son validadas por infinidad de acciones que demuestran que para ella solo dos cosas son importantes en el mundo: la música y ella misma.

Familia. Desde la descripción que la mona hace de sí empieza a restarle toda importancia a sus padres (de los cuales apenas hace mención en la historia), para centrarse en su cabello, el impacto que genera, las frases de sus conocidos donde le expresan su admiración, tema al que hará referencia en varios momentos. Apego familiar inexistente.

Saltándome un poco en la historia, es interesante ver que todos los ires y venires de su vida; la droga, el sexo, los hombres, la rumba, la calle, son cosas que pasan sin que los analice o llegue a pensar en lo bien o mal que esto podría ser para ella o los demás, sin embargo en algunos momentos del libro ella si se preocupa, incluso llega a deprimirse, porque un amigo suyo le dice que está acabada, y que el cabello n le brilla, tal vez, piensa ella, por tanta droga que consumía con Leopoldo, el "rockero" con quien vivía en ese momento. Y efectivamente fue una situación que la afectó y se propuso evitar que ocurriera de nuevo. Vanidad y orgullo personal muy presente.

Política. Leía El Capital, muy de moda entre la sociedad de los años setenta, pero fue un tema que tampoco le atrajo, mucho menos cuando la reuniones programadas con sus compañeros "interrumpían" sus horas de descanso matutino, luego de las fiestas a que asistía. Es decir, un tendencia política o ideología prácticamente nula.

Amistad. A sus amigos los despreciaba por todo y por nada; quienes se acercaban a ella, bien sea por gusto verdadero o por admiración, fueron objeto de burla, humillaciones y el olvido al que los condenaba sin remordimiento alguno. Un ejemplo claro en su vida fue Ricardito "el miserable" apodo que ella misma usaba para con él, quien se podría considerar su amigo verdadero y confidente, hasta el momento de la fiesta que describe en su primera noche de ingreso a la rumba, donde él es golpeado, desechado, incluso pisado pro ella misma. Dada su depresión constante y odio por la sociedad y época en que nació, termina desaparecido después de una estadía en "San Isidro", una clínica para enfermos mentales. ¡Oh Ricardito Miserable, que te perdiste cargando con todos los síntoma de mi generación! fue la máxima consideración de la mona hacia su amigo de infancia. Amistad, por más duradera que esta haya sido, no tiene importancia para ella.

Amor. Sus relaciones tienen la misma tendencia, los usa mientras ellos tiene algo que ofrecerle: conocimiento del mundo del rock, amor mutuo por la salsa y la vida nocturna, desenfreno y gusto por vivir la vida de forma acelerada, incluso por el mismo sexo. A cada uno e sus acompañantes los termina desechando una vez ya no cumplen con sus expectativas, o mejor aún, cuando ya no le pueden seguir el ritmo a ella. Aunque en su momento se apega a algún hombre, no pasa mucho antes de olvidarlo a tal punto que no hace mención a ellos una vez los deja.

Drogadicción. Las drogas están presente en toda su historia, las cuales consume sin problemas, puesto que no les da mayor importancia en su vida, ni analiza si la benefician o destruyen. Algunas alusiones a los efectos que el producen no van más allá de relacionarlos con los efectos en la rumba, como cuando menciona que el perico era excelente para aguzar sus sentidos y seguir bailando. No le interesa ver a su alrededor a las personas drogadas, tiradas en el suelo, absolutamente inconscientes. Las drogas tampoco son de su interés, aunque con esto no quiero decir que no le gusten, sencillamente son parte de su mundo, y como tal las toma.

Delincuencia. Cada paso, cada decisión la va llevando a involucrarse más con la violencia y el robo. El último compañero en la novela la llevaba a robar y golpear a los estadounidenses que consumen hongos en los barrios lejanos de la ciudad, cosa que para ella era una experiencia más, como si cada acción que hiciera fuera de su música fuera mecánica. No analiza las situaciones que vive, solo se deja llevar.

Asesinatos. La muerte no tiene para ella más significado que la droga, o sus relaciones personales. Salta sobre los padres muertos de un amigo donde hacían una fiesta, y se va de allí a seguir bailando y disfrutando del coqueteo con el rockero. incluso esa misma noche se droga y tiene sexo por primera vez. Y ni una referencia a esta situación posteriormente. Al final del libro hay unas muertes violentas frente a ella, y su reacción es alejarse. Y cuenta cuan tranquilamente duerme aún después de haberlas presenciado.


Sus valores. Las pocas situaciones donde demuestra cierto interés en el prójimo, sin embargo cada una tiene una intención de interés para la mona.
Mariángela. La imagen que la mona quiere de sí misma, y que efectivamente logra alcanzar. La aprecia muchísimo pero por la necesidad que sentía de ser como ella. Su muerte la lleva a reflexionar sobre la vida que ella llevaba, pero de una manera superficial y sin dejar marca en la mente de la protagonista.
El interés en la historia de Rubén. Más allá de querer involucrarse en la vida de él, quería saber la razón pro la cual Rubén era un ser tan atormentado. Una vez tuvo sexo con él y conoció su historia lo abandonó.
Finalmente, aunque con presencia en toda la historia, el afán de vivir, a como dé lugar, mientras sea en un lapso de tiempo que proyecta en 19 años. Tiene un "don" y es su incansable sed de rumba.

Para ella los demás solo son una parte que está presente en la vida que ella quiere, una vida donde ella es el centro. Una vida donde los únicos sentimientos permanentes son el orgullo y la vanidad.

15:58

AL PUEBLO NUNCA LE TOCA - Principales Tesis

TESIS PRINCIPALES

AL PUEBLO NUNCA LE TOCA

ÁLVARO SALÓM BECERRA

“Definitivamente no hay ateísmo que resista 40 grados de fiebre, ni comunismo que aguante un puesto bien remunerado” Baltasar Riveros, Al pueblo nunca le toca, Álvaro Salóm Becerra

El libro “Al pueblo nunca le toca” del escritor Álvaro Salóm Becerra cuenta la historia de los partidos políticos y sus candidatos en Colombia entre 1917 y 1978, donde la historia política del país se va contando a través de dos personajes de ideales y conductas opuestas, una tan diferente del otro.

Uno es conservador, terrenal, ambicioso, conveniente y seguidor de la religión, claro, solo hasta el punto en que pueda pecar, confesarse y volver a las suyas. Él es Casiano Pardo.

Por el otro lado está Baltasar Riveros, quien encarna el ideal del pueblo, la esperanza optimista del cambio, la confianza en sus líderes y en el poder del pueblo. Es liberal hasta las médulas, incorruptible, con unos principios de acero y una fe ciega en su partido.

Café Botella de Oro

Durante sesenta años estos dos personajes son amigos y enemigos acérrimos por sus ideas, las cuales intercambian todos los días a las 6 de la tarde en algún café reconocido de la época, el cual va cambiando en la historia. Allí se encuentran amablemente, se saludan, y empiezan su diatriba política, donde terminan discutiendo fuertemente, agrediéndose hasta casi llegar a los golpes, prometiendo nunca volver allí, y despidiéndose de mala manera, repitiéndose la misma situación al día siguiente, casi con exactitud a la anterior.

Hablan de los candidatos, de lo esperanzador o desalentador de cada uno, los puntos superficiales en los ideales de cada partido, las características y conductas de un partido o de otro y, en muy pocas ocasiones, las vivencias del día a día de los protagonistas.

Al conservador, Casiano Pardo, se le dibuja como conquistador empedernido, aprovechador, camandulero e hipócrita, mientras que el liberal, Baltasar Riveros es íntegro, idealista, ateo y creyente absoluto en el líder de turno de su partido. Además tiene una familia numerosa a la que descuida en su afán de polemizar en materia de política y esperar que “sea el turno del pueblo”.

Y en sus charlas, los dos eternos amigos-enemigos hablan sobre uno y otro candidato. Aquí un repaso por los temas principales y sus máximos exponentes presidenciables, tema de insultos y gritos en sus encuentros.

Candidato Conservador: Marco Fidel Suárez. Teólogo influyente, secundado por el gobierno y el clero. Candidato Liberal: Guillermo León Valencia, artista, esperanza del pueblo. Las elecciones se celebraban en 1918 y como había ocurrido en las últimas elecciones, las restricciones para votar eran para los liberales, mientras que los conservadores podían votar varias veces por su candidato. Aunque tenía más adeptos el candidato liberal, “el que escruta, escoge” como le decía Casiano Pardo a Baltasar Riveros. Y así fue. El conservador gana las elecciones, sube al poder y en cada hecho o decisión se notaba la ineptitud para gobernar, y los problemas económicos y sociales se iban agudizando.

Esta situación se repite en varias ocasiones. Los “godos” postulan al general Pedro Nel Ospina, hijo de presidente, mientras que los liberales proponen al General Benjamín Herrera. Para estas elecciones se muestra la “falsa democracia” donde los liberales no pueden vivar a sus candidatos, so pena de encarcelamiento por algún motivo que se pueda inventar el policía o juez de turno. Llegado el momento de votar, incluso muchos de ellos no aparecen en el listado que les permite hacerlo. Muchos liberales se quedan sin votar, mientras el partido contrario vota muchas veces, incluso bajo los nombres de presos, muertos y niños.

Poco después, y a raíz de una de las aventuras amorosas de Casiano, se muestra la hipocresía del clero, donde los curas presionan a los fieles por dinero para liberarlos de culpas, y piden datos exactos de mujeres dóciles, conquistas fáciles que ellos también puedan buscar.

También se muestra el carácter del pueblo y la alta sociedad. El primero vivía obnubilado entre promesas de cambio de su situación y su pobreza, y la chicha de la perseverancia, que los mantenía borrachos y dormidos. Por su lado la alta sociedad eran siempre los mimos, y los hijos de los mismos, que aunque fueran de uno u otro bando, principalmente eran del partido que les fuera conveniente a aumentar su riqueza, poder ser miembro del Jockey Club, referente de riqueza, y de ser parte de la clase dirigente del país.

En casa de Baltasar Riveros se ve la forma en que viven los “guaches” o pueblo de bajo estrato, donde la comida diaria la componen mazamorra y agua de panela, los hijos siguen la misma línea de idiosincrasia y conocimiento apenas superficial de sus padres. Ellos (y con ellos me refiero a la clase popular en general) se prendan de discursos bonitos aunque sin profundidad, de frases que nunca pasan a hechos, y a ese odio visceral pro todo lo que sea opuesto a su “ideología” así esta no sea bien comprendida.

Todo este tiempo, sus disputas se realizaban en el Café Botella de Oro, y una vez, siendo la primera, los dos amigos no salieron discutiendo entre sí, sino con el dueño del local. Desde allí empiezan a reunirse en otro local.

Café Windstor

Para 1926 los liberales no lanzan ningún candidato, mientras que el conservador a Miguel Abadía Méndez, quien nunca se interesaba por los problemas del país que regía. Aquí se hace mención de la matanza de las bananeras por parte de la empresa United Fruit Company, así como de la forma en que la prensa. Manipulada por el gobierno, explicaba los hechos. Según los conservadores, los trabajadores de las bananeras eran comunistas acérrimos que buscaban armar pleito constantemente, a tal punto que en que se alzaron en armas exigiendo de más, amenazando a los trabajadores que no participaran, y manifestándose contra el patrón. Y de allí, la compañía bananera, con ayuda de la policía tuvo que utilizar mecanismos para disipar la revuelta. Nunca mencionaron cuántos muertos fueron el resultado dicho mecanismo.

Con el tiempo el presidente Méndez es obligado a cambiar su forma de gobierno, representado en varios de sus Ministros y el director de la Policía. Este hecho acercó al presiente a los liberales, alejándolo de los conservadores, su partido elector. Una característica de notar en este punto es que, por más cambios que se puedan realizar, los nuevos dirigentes venían de cunas nobles, de la “jai” (High class), que terminaban siendo los mismo de siempre. Convenientes.

Después el partido conservador se divide en dos candidatos (apoyados por la iglesia uno tras otro), haciendo que los votos se dividieran y los liberales llegaran al poder, en cabeza de Enrique Olaya Herrera, quien venía de ocupar cargos públicos dentro y fuera del país.

El día de su llegada al poder “sobre la muchedumbre flotaba un hálito de ingenua esperanza, de candoroso optimismo. El pueblo, muchas veces, no es un conjunto de seres pensantes, sino una reunión de Baltasares Riveros.”

A pesar de las esperanzas del pueblo, el nuevo presidente opta por dividir el poder (los ministerios) entre los dos partidos, tema que también tendrá sus inconvenientes por la insatisfacción de ambos por no tener la totalidad de los honores. Sobra decir que todos ellos eran de alta alcurnia en cada bando.

Sin embargo la esperanza del pueblo se ve perdida, cuando las cosas no mejoran, sino que van hacia atrás. Cada vez “la guacherna” o el pueblo es más pobre, y los ricos más ricos. El mismo presidente, en una cita otorgada a Baltasar Riveros, rompe sus ilusiones y s posible opción de que la vida cambie y el pueblo llegue al poder con una frase de su líder y dirigente: “Al pueblo nunca le toca”. Allí empieza el desencanto del pueblo, y la agonía de la fe en los partidos políticos.

Café Asturias

La historia se va repitiendo encarnado en presidentes como Alfonso López, quien siendo de cuna noble convenció al pueblo de elegirlo por su “Revolución en marcha” a favor de las clases populares y en contra de los oligarcas, pero a quienes termina favoreciéndolos por ser de su misma clase e intereses. Y los muertos en las revueltas los sigue poniendo el pueblo.

Sigue en el poder uno tras otro, Eduardo Santos, un segundo mandato de Alfonso López, Mariano Ospina Pérez, nieto y sobrino de ex presidentes. Aunque los partidos siguen en disputas por sus ideologías, una vez llegados al poder no se diferencia uno de otro. Todos van por el mismo objetivo: hacerse más ricos y a los suyos, sin que importe realmente el pueblo.

Llegada le época del Gaitanismo, el primero en sus filas era Baltasar Riveros, es decir el pueblo necesitado y exaltado por los discursos de este abogado joven, venido de abajo y crítico de los dirigentes de alta cuna. Sus discursos eran motivo de desenfreno, a tal punto que su muerte condujo a la guacherna a levantarse en contra del gobierno y la sociedad “goda” que había mandado a matar a su caudillo.

Y es allí cuando se evidencia el carácter del pueblo: en vez de marchar para cambiar el gobierno, causante de sus problemas, de manifestarse y tomar las armas para luchar por un cambio significativo en beneficio del pueblo, el mismo pueblo se va en contra de los establecimientos comerciales para saquear y devastar todo a su paso. No hay revolución, no hay pueblo unido, no hay ideales, solo interés en mostrar la ira en contra de lo material. Fue una lucha contra las estructuras, no contra los dirigentes y su forma de gobierno.

Café El Automático

Sigue la conveniencia y la corrupción a todos los niveles. Los abogados manipulan las cosas, los testigos se compran, los jueces igual. Todos según el interés o la necesidad que tengan los que tengan la chequera.

El pueblo, representado en Baltasar Riveros, ya no cree en los líderes ni en los cambios. Empieza a entender que a un oligarca en el poder le sucede otro, y que el pueblo sigue pagando.

La dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, General amado por el pueblo, del cual termina convirtiéndose en su monarca, también es motivo de charlas y querellas entre los dos amigos, sin embargo cada vez son menos fuertes. El liberal ya es incrédulo, y el conservador conoce las conveniencias del poder.

Y después el frente nacional. Una repartición del poder entre los ricos de bando y bando, nunca satisfechos pro no ejercer control total. “Ser engañado es el destino del pueblo”. Se unen candidatos, se cambian de partido político, idean estrategias al son de golf y whiskey. “Una alianza por el progreso, por el progreso de los delfines”, dirá Baltasar Riveros – el pueblo – puesto que cada vez es más cerrado el círculo de los dirigentes a unas pocas familias que ya conocen el poder.

Sigue en el poder Julio Cesar Turbay Ayala, quien busca destruir su fama de hombre débil con actos de autoridad impune.

El pueblo demuestra que por sí solo debe tratar de buscar la forma de salir adelante, con o sin calidad de vida. Ser proxeneta, pensionado con un mínimo, vivir de rentas, ser ascendidos según el grado de corrupción y los amigos bien ubicados.

Y al grito de: El pueblo unido ¡jamás será vencido!, el mismo pueblo le hace signo de incredulidad y de pérdida de tiempo. Un signo con su mano derecha que bien puede significar, incluso hasta el año 2010, al pueblo nunca le toca.

Subscribe to Feed


¡¡¡Todos vamos a necesitar re-pensar algunas cosas!!!

Excelente video sobre el papel de la Web en el mundo actual...